jueves, 9 de febrero de 2012

Tierra de Fuego: El fin del mundo

Sobrevolando el canal de Beagle para aterrizar en Ushuaia ya sentíamos que el fin del mundo estaba cerca. Obviamente es algo psicológico, pero puedes sentir cómo las aguas del canal se alejan camino de la Antártida.
La ciudad de Ushuaia no tiene ningún encanto, como dato curioso decir que fue construída por los presos de una cárcel que existía allí previamente.
Debido a lo aislada que está la ciudad del resto del mundo, los precios están por las nubes. Pero bueno, si se tiene tiempo merece la pena visitarla por las innumerables excursiones que puedes realizar por la zona. Nosotros nos decantamos por el glaciar Martial, la pingüinera y el parque nacional de Tierra de fuego.


La pingüinera - Isla Martillo
La visita a la pingüinera es una experiencia inolvidable, la sensación de llegar con la barca a la isla y ver cómo miles de pingüinos te reciben en la orilla haciéndote pasillo para dejarte desembarcar es increible.
Tuvimos mucha suerte porque la visitamos durante la época de cría por lo que la isla estaba repleta de esas torpes aves.
Estuvimos como hora y media paseando por la isla y contemplando las diferentes especies que la habitaban en ese momento: pingüinos Magallánicos (no son antárticos), Papúas (estos sí habitan en la antártida durante parte del año) y un despistado pingüino Rey, el segundo más grande después del Emperador (con esto sí que fuimos tremendamente afortunados porque este ejemplar se perdió en el camino de vuelta a la antártida, donde pasan la mayor parte del año).


Pingüinos Magallánicos (miles)

Papúa (Sólo 22 parejas en la isla)

pingüino Rey (más solo que la una)


Parque Nacional Tierra de Fuego
Allá que nos vamos Laura y yo super preparados para nuestro primer trekking de esta aventura y como era de esperar en esta zona, en cuestión de minutos sale el sol, llueve, sopla un fuerte viento (ver última foto) y no sabemos cuántos fenómenos atmosféricos más.
La verdad es que vale la pena, haces una ruta por la costa del canal de Beagle, cruzando bosques y lagos.


Laura abrazando el canal de Beagle

Jose perdido en el fin del mundo

pájaros carpinteros (los oyes antes que verlos)

Árbol bandera


Aún estamos cogiendo el ritmo al viaje por lo que nos retrasamos un poco en las entradas, esperamos tenerlo al día en breve... en próximos capítulos: Perito Moreno y El Chaltén.

4 comentarios:

  1. Ahora se porque no hay pingüinos en la Antártida que se ha convertido vitoria, estaban todos ahora para vosotros. Que envidia pareja! Un abrazote

    ResponderEliminar
  2. La verdad, es que se me sigue haciendo raro leeros. Parece que estais por tierras desiertas, Pinguino Rey = patito feo. Oye esa última foto yo creo q tiene truco!! Muxus siberianos

    ResponderEliminar
  3. Marikilla, que no tiene truco la foto! en modo ráfaga al final aciertas, jeje. Laura ya se ha puesto la medalla por la foto.
    Allí vosotros muertos de frío y aquí los pingüinos van con gorra, jajaja.

    Emilio, la verdad es que hace más frío en Vitoria, pero no te olvides del pequeño detalle de que aquí es Verano xD

    Un abrazo a los dos

    ResponderEliminar
  4. Mu guapas las fotos, nosotros no conseguimos ver al carpintero macho y hembra...cabroness!!
    Te lo he puesto en Facebook, pero por las fotos y por lo que cuentas la visita que hicisteis a la isla de los pingüinos es más guapa que la de Punta Tombo junto a Península Valdés, así que te la puedes ahorrar y ver las ballenas y los elefantes marinos con calma.
    Menudo frío estamos pasando por aquí, ayer, vimos -17º en Formigal!!

    ResponderEliminar